La incontinencia urinaria es la pérdida involuntaria de orina. Es más frecuente en mujeres y aumentan la probabilidad de aparición tras el parto o con la edad.

Tipos más frecuentes

  1. Incontinencia de esfuerzo: incapacidad de contener la orina ante esfuerzos físicos como puede ser un estornudo, la tos o levantar peso. Se debe a una debilidad de la musculatura del suelo pélvico.
  2. Incontinencia de urgencia:pérdida involuntaria de orina acompañada o inmediatamente precedida de “urgencia” (aparición súbita de un deseo de orinar intenso, difícil de posponer). Se puede deber a una hiperactividad de la musculatura de la vejiga o a una afectación neurológica.
  3. Incontinencia mixta:pérdida involuntaria de orina asociada tanto a urgencia como al esfuerzo.

Factores de riesgo

  • Mujer
  • Edad
  • Parto
  • Lesión en la zona uretral
  • Algunos medicamentos
  • Cirugía de la zona pélvica o de próstata (en hombres)

 

Tratamiento de la incontinencia urinaria

El tratamiento incluye varios aspectos:

Medidas higiénico-dietéticas y técnicas de modificación de la conducta: perder peso, no beber agua antes de dormir o de salir de casa, programar y controlar las micciones mediante un diario miccional, etc.

Fisioterapia:el papel de la fisioterapia en este campo va a ser rehabilitar la musculatura del suelo pélvico tonificando la musculatura débil o relajando la hiperactiva. Las técnicas más empleadas para ello son: la electroestimulación, la retroalimentación (biofeedback), los ejercicios de tonificación y la neuromodulación.

Tratamiento farmacológico: específico para cada tipo de incontinencia urinaria, utilizándose anticolinérgicos e inhibidores de la recaptación de serotonina.

Como última opción están las técnicas quirúrgicas cuando se produce el fracaso de los tratamientos conservadores o frente a incontinencia urinaria severa.