La tortícolis no es un cuadro clínico único, sino más bien un síntoma, que puede atribuirse a desencadenantes y causas parcialmente diferentes. ¿Qué son y cómo la fisioterapia te ayuda con la tortícolis?

¿Qué es la tortícolis?

El término tortícolis, o cuello torcido ya describe el signo más visible de la malposición: la persona afectada inclina la cabeza hacia los lados.

La tortícolis a menudo se denomina cuello torcido. La postura oblicua o incorrecta puede ser tanto congénita como adquirida y ocurre en varios tipos de inclinación:

Además de los diferentes tipos de inclinación, también hay una serie de causas diferentes, que pueden conducir a una tortícolis. Dependiendo de la causa, una tortícolis puede ser permanente o temporal.

Tortícolis: ¿Qué formas existen? ¿Cómo se tratan en Fisioterapia?

Tan diferente como es la posición inclinada de la cabeza y el cuello, también lo son los cuadros clínicos y las causas de la tortícolis.

La tortícolis puede ser congénita, reumática, muscular o esquelética, así como neurológica. Las terapias fisioterápicas necesarias se diseñan en consecuencia por el fisioterapeuta.

La tortícolis puede causar dolor intenso, que se propaga a regiones posteriores del cuerpo como la espalda y el hombro, como se muestra en un informe de experiencia, que puede seguir aquí. Aquí también se discuten los diferentes enfoques fisioterapéuticos.

La tortícolis muscular

La tortícolis muscular, también llamada tortícolis congénita (Tortícolis muscular congénita), es congénita o puede desarrollarse durante el parto.

En la mayoría de los casos, es causada por un acortamiento unilateral del músculo del nódulo de la cabeza (músculo esternocleidomastoideo).

En los recién nacidos es a menudo visible directamente o a más tardar después de 7 a 10 días debido a la postura oblicua de la cabeza.

La tortícolis muscular debe tratarse por el fisioterapeuta lo antes posible para evitar deformidades permanentes de la cabeza o curvaturas crónicas de la columna vertebral (escoliosis).

La mayoría de los niños ya se benefician de una terapia conservadora en la que se practica la postura natural de la cabeza a través de ejercicios fisioterapéuticos.

La tortícolis ósea – Síndrome de Klippel-Feil

Esta forma de tortícolis es esquelética. Esto significa que no hay causa muscular, pero se encuentra en la zona de la columna cervical.

Una tortícolis puede ocurrir, por ejemplo, si las vértebras individuales están mal formadas o mal posicionadas entre sí. Estas malformaciones óseas pueden ser congénitas o desarrollarse a lo largo de la vida, por ejemplo, debido a una fractura ósea mal cicatrizada en la zona de la columna cervical.

Si se trata de una malformación ósea congénita en la que varias vértebras cervicales se fusionan, esto también se denomina síndrome de Klippel-Feil (sinostosis congénita de la columna cervical). Conduce a un acortamiento visible y a veces a una fuerte restricción de movimiento del cuello.

La tortícolis causada por el síndrome de Klippel-Feil se trata sintomáticamente y en la mayoría de los casos de forma conservadora con la ayuda de fisioterapia o terapia manual. En algunos casos, la intervención quirúrgica también puede aportar mejoras.

Distonía cervical – daño neurológico

Además de las malformaciones musculares y óseas, también se puede desarrollar una tortícolis debido a trastornos neurológicos.

Si este es el caso, se trata de una tortícolis espástica (torticollis spasticus), también conocida como distonía cervical.

Es causada por un mal funcionamiento en los ganglios basales – el área cerebral que es responsable del movimiento de los músculos que inclinan la cabeza.

Una disfunción allí causa involuntariamente fuertes tensiones musculares (espasmos) con posiciones y movimientos anormales de la cabeza, que a menudo se asocian con dolor.

La tortícolis espástica generalmente se trata con toxina botulínica, que muchas personas conocen bajo el nombre de Botox. Cierra la función muscular en el área donde se inyectó el medicamento.

Otras formas de tortícolis: derrame cerebral, latigazo cervical, medicación…

Una torcedura de cuello también puede ser causada por cicatrices después de una cirugía de cuello o por una lesión en el cuello (tortícolis cutánea).

Debido a las cicatrices, la piel y los músculos de un lado del cuello se vuelven más cortos, haciendo que la cabeza se incline hacia el lado afectado.

Para aliviar los síntomas, se puede administrar un tratamiento fisioterapéutico para aflojar el tejido. Otra intervención menos recomendable quirúrgica por parte de un cirujano plástico también sería posible.

Además, las siguientes causas pueden desencadenar una tortícolis:

Una tortícolis debido a una postura protectora

Una malformación muscular u ósea o una desorientación en el cerebro no siempre es la causa de la tortícolis. En algunos casos, la inclinación de la cabeza también se produce como un movimiento compensatorio que alivia el dolor y una postura suave.

La tortícolis aguda

Una tortícolis aguda puede tener varias causas. A menudo es el resultado de un síndrome de la vértebra cervical (síndrome de la columna cervical).

El síndrome de la columna cervical es un término colectivo para las quejas en el área de los hombros, el cuello y los brazos que son atribuibles a una columna cervical dañada.

Estos pueden ser, por ejemplo, daños debidos a un accidente (latigazo cervical o distorsión de la columna cervical) o signos de desgaste.

Si ciertos nervios están irritados y doloridos debido a un síndrome de la columna cervical, la persona afectada a menudo adopta una postura suave inclinando la cabeza para aliviar el dolor.

Otro posible desencadenante de la tortícolis aguda es una fuerte tensión muscular o un calambre de la musculatura, que puede conducir a un bloqueo de la columna cervical, comúnmente conocido como «cuello rígido».

Esto ocurre, entre otras cosas, cuando uno se siente «avergonzado» por la noche debido a las fuertes corrientes de aire, al sobreesfuerzo o a una postura incorrecta. Para no estresar más el músculo afectado, la persona afectada adopta una postura de alivio de la que resulta la tortícolis.

Además, la tortícolis aguda también puede ocurrir repentinamente debido a un movimiento espasmódico.

Para tratar la tortícolis aguda en caso de tensión u obstrucción muscular, a menudo se utiliza un collarín o una corbata. Entre otras cosas, su función de calentamiento mejora la circulación sanguínea en los músculos. Los collarines correspondientes están disponibles en su tienda de suministros médicos.

Además, un tratamiento terapéutico realizado por un médico o fisioterapeuta con ciertas técnicas de tracción y movimiento puede equilibrar la tortícolis. Si es necesario, las cintas kinesio también pueden ser útiles, lo que también puede tener un efecto relajante muscular.

La tortícolis reumática

Varios tipos de reumatismo en el área de la columna cervical también pueden desencadenar una tortícolis. El paciente inclina el cuello de lado para reducir el dolor reumático en las articulaciones vertebrales (tortícolis reumática).

Hay dos maneras de tratar la tortícolis reumática: Mientras que la inflamación reumática se trata con la medicación adecuada, la tortícolis, similar a la tortícolis aguda, se trata manualmente.

La tortícolis infecciosa

La inflamación de la garganta, la nariz y la garganta también puede llevar a una postura de protección y por lo tanto a una tortícolis, que en este caso se llama una tortícolis infecciosa (tortícolis infecciosa).

Ocurre particularmente en el caso de una inflamación de la garganta, laringe o amígdala que no ha sido tratada suficientemente con antibióticos.

Si hay dolor intenso, el paciente adopta una postura suave inclinando la cabeza hacia el lado inflamado.

Este también puede ser el caso de los abscesos en el marco de la amigdalitis o de las inflamaciones agudas de los ganglios linfáticos en la zona del cuello.

Postura inclinada como compensación

Finalmente, la cabeza puede estar inclinada porque el paciente está tratando de compensar un trastorno visual (tortícolis ocular) o una pérdida de audición unilateral (tortícolis acusticus). En este caso, el paciente no causa el movimiento de la cabeza debido al dolor, sino arbitrariamente para poder ver u oír mejor.

El término tortícolis se utiliza a menudo como sinónimo del síndrome de KiSS en los bebés, pero su existencia es controvertida.

Conclusión sobre las causas y el tratamiento de la tortícolis

La tortícolis no es un síntoma de una enfermedad en particular, pero puede tener muchas causas diferentes. Estas incluyen malformaciones musculares y óseas congénitas.

Por otra parte, una tortícolis puede producirse debido a diversas enfermedades (por ejemplo, tumores o accidentes cerebrovasculares), intervenciones quirúrgicas o como consecuencia de accidentes.

Los trastornos neurológicos también pueden ser responsables de la tortícolis.

En algunos casos, la persona afectada también adopta la posición torcida de la cabeza como postura de alivio o como postura compensatoria para mejorar la visión o la audición.

Algunas formas de la tortícolis desaparecen después de algún tiempo, a veces incluso sin ayuda terapéutica.

Otros tipos permanecen -en parte en una forma mejorada por las terapias- de por vida. El tratamiento es muy diferente: se utiliza la fisioterapia, así como la cirugía o un collarín.

¿Problemas con un cuello torcido? ¿Dolor durante el movimiento? ¿Tiene alguna pregunta sobre la tortícolis? Contacta con nuestro servicio de fisioterapia online y te ayudaremos.

Cómo Llegar
Contacto
Cita Online
91 005 2363