Bebe con tortícolis

Tortícolis congénita en el bebé

La tortícolis congénita o «cuello torcido» es una lesión que se encuentra en niños con una contractura muscular en un lado del cuello.

¿Cuales son las causas de la tortícolis congénita?

La tortícolis congénita infantil se presenta en el recién nacido y a los tres primeros meses de vida. Puede producirse por una posición prolongada en el útero, un tumor acuoso o por una contractura. Si no se trata puede derivar a una plagiocefalia. La plagiocefalia es una deformidad en la que se aplana la cabeza del bebé.

¿Cómo sabemos que nuestro bebé tiene tortícolis congénita?

Podemos observar que tiene la cabeza girada hacia un lado y la barbilla inclinada hacia el otro lado, su hombro está hacia delante: tiene el cuello retraído.

El músculo del cuello más afectado es el esternocleidomastoideo o ECM. La cabeza del bebé gira hacia el lado contrario del músculo afectado.

¿Es grave la tortícolis congénita?

Cuando la detección es temprana, los resultados son favorables en el 90%. El niño no tiene deformidades y la movilidad es completa.

Cuando el niño tiene un año o año medio y no ha respondido bien al tratamiento o  ha sido diagnosticados con retraso, puede necesitar un tratamiento quirúrgico, que consiste en alargar el músculo ECM.

Consejos para hacer en casa:

El bebé gira la cabeza hacia la derecha e inclina la barbilla hacia la izquierda (75%). Estos consejos se hacen en la medida de lo posible con mucho cuidado y con supervisión del fisioterapeuta. Son cambios para corregir la postura:

Tratamiento de Fisioterapia en la tortícolis congénita:

El tratamiento se debe comenzar lo antes posible y acorde a su edad de desarrollo.

Para más información

En Fisioterapia Portalegre contamos con Fisioterapeutas especializados en tratamientos de Fisioterapia Infantil para tratar las afecciones más frecuentes de los niños.

Llámanos o contacta con nosotros y te recomendaremos el mejor tratamiento para tu bebé.

Cómo Llegar
Contacto
Cita Online
91 005 2363