Fisioterapia para embarazadas

efisio

La fisioterapia para embarazadas es la rama de la fisioterapia que propone diferentes tratamientos durante el embarazo. Suele englobarse dentro de la fisioterapia de suelo pélvico, aunque las patologías que puede padecer una mujer embarazada no son exclusivas relativas al suelo pélvico.

La Fisioterapia en el embarazo

Durante el embarazo, la mujer sufre grandes cambios físicos y hormonales en su cuerpo y aparecen problemas típicos: como el dolor en la cintura, incontinencia urinaria, dolor de espalda, insomnio, dolor de cabeza, dolores en articulaciones, etc.

Una excelente forma de aliviar los dolores habituales durante esta etapa de tu vida es a través de masajes durante el embarazo. La Fisioterapia en el embarazo te ayudarán a aliviar tensiones, a mejorar tu digestión y que regularán tu sistema nervioso.

✅ El drenaje linfático manual en el embarazo es un tratamiento muy solicitado por las embarazadas.

Saber mas sobre masaje drenante para embarazadas

✅ ¿Ya has sido mama? Te interesan nuestras sesiones de rehabilitación postparto

Fisioterapia Postparto

Problemas musculoesqueléticos derivados del embarazo

A medida que su cuerpo físico cambia y se acomoda a las necesidades de su bebé en crecimiento, puede experimentar molestias y dolores.

La fisioterapia es una forma eficaz de ayudarte a controlar el dolor y puede ofrecerte una variedad de formas de hacer que tu embarazo sea más cómodo.

Durante su embarazo, especialmente en el tercer trimestre, su espalda puede empezar a sentirse incómoda. Esto puede deberse a la relaxina (una hormona que se libera durante el embarazo), que hace que los ligamentos estén un poco laxos y pueden tirar de la parte baja de la espalda y la pelvis en diferentes direcciones, ejerciendo presión en diferentes zonas y provocando dolor de pelvis, cadera o espalda.

También puede deberse a la presión del bebé, sobre todo si se trata de un parto múltiple.

Otros problemas musculoesqueléticos que pueden surgir durante el embarazo son los síndromes de compresión nerviosa, como el túnel carpiano, la tendinitis, los problemas circulatorios, los problemas de la columna vertebral o el dolor de las articulaciones pélvicas (como la osteítis pubiana, el dolor de cóccix/cola, el dolor inguinal o el dolor sacroilíaco).

Otros son el dolor de pies/tobillos, el dolor abdominal (como el dolor de cicatrices y la diástasis de rectos), el ardor de estómago, las náuseas matutinas, los problemas urinarios y la obstrucción de los conductos lácteos. Todos ellos se explican con detalle en los siguientes apartados.

Tratamientos durante el embarazo

Algunos tratamientos de fisioterapia pueden tratar estos dolores y molestias durante el embarazo.

No se deben utilizar modalidades como los ultrasonidos o la estimulación eléctrica, ya que están contraindicados con el embarazo. Sin embargo, hay muchos otros tratamientos que pueden ayudar.

El primero y más importante son los ejercicios de estabilización, que incluyen el torso y los músculos del suelo pélvico que ayudan a estabilizar la pelvis y la espalda baja durante el movimiento.

A algunas mujeres les pone nerviosas hacer ejercicio durante el embarazo, pero es muy seguro. Se sugiere que las mujeres hagan ejercicio de 3 a 4 veces por semana durante 15 minutos cada vez, a una frecuencia cardíaca de 140 latidos por minuto.

El ejercicio incluye caminar, hacer yoga, nadar y realizar ejercicios para el suelo pélvico. Nuestros fisioterapeutas le explicará estos ejercicios en detalle.

Tratamientos de la Fisioterapia en el Embarazo

La cintura pélvica es un complejo anillo de articulaciones, ligamentos y músculos. Los tres huesos principales de esta región, dos ilios y el sacro, se unen para formar tres articulaciones.

Estas zonas son la sínfisis del pubis y las dos articulaciones sacroilíacas. Estas articulaciones tienen superficies muy anchas que les permiten tener cierto movimiento y transferir grandes cargas a las articulaciones durante la actividad.

Para que estos huesos tengan algún movimiento entre sí cuando caminamos, nos doblamos y nos movemos como lo hacemos, deben tener una fuerza exterior que los estabilice. Esta fuerza estabilizadora está formada por los ligamentos y los músculos que controlan la cantidad de movimiento.

La estabilización por parte de los músculos la proporcionan cuatro grupos musculares centrales, que incluyen los músculos del suelo pélvico, el multifidi, el transverso del abdomen y el psoas mayor.

Si estos músculos o ligamentos no funcionan correctamente, el ejercicio ayudará. Además, un cinturón sacroilíaco puede ayudar a estabilizar la zona lumbar.

Antes del parto, hay algunos tratamientos diferentes que pueden realizarse para que el parto sea más rápido, menos doloroso y más fácil en general. Estos tratamientos incluyen el masaje perineal y las posiciones de parto con el uso de EMG.

Masaje perineal

El masaje perineal consiste en estirar y masajear suavemente la piel entre el ano y la vagina (perineo) durante las últimas semanas del embarazo.

Se ha demostrado que este masaje reduce la incidencia de episiotomía y desgarros perineales durante el parto. Los beneficios de realizar el masaje son que la piel se vuelve más flexible y elástica, lo que reduce la posibilidad de desgarros perineales o de una episiotomía.

El masaje te prepara para las sensaciones de presión y estiramiento cuando la cabeza de tu bebé empieza a coronar. Tener una idea de cómo son estas sensaciones te permite relajarte, lo que puede conducir a un parto más rápido. La tensión retrasará el descenso del bebé.

El masaje perineal durante el parto ayuda a aliviar los tejidos que rodean la cabeza del bebé cuando está coronando y beneficia claramente tanto a la madre como al niño. Esta zona es muy sensible durante el parto, por lo que suele ser más útil para la madre utilizar el masaje perineal durante este tiempo.

Técnica del masaje perineal:

Las siguientes indicaciones son para la futura madre. Sin embargo, los compañeros también pueden seguir estas indicaciones.

Otro tratamiento que puede ser útil para la futura madre es repasar las posiciones de parto con el uso de EMG. El EMG es una biorretroalimentación que puede detectar el tono del suelo pélvico.

Ciertas posiciones son más cómodas y tienen menos tono en el suelo pélvico que otras. nuestro fisioterapeuta especializado en la salud de la mujer puede ayudar a utilizar la biorretroalimentación y a probar diferentes posiciones para encontrar la mejor y más cómoda posición para dar a luz.

Este puede ser un paso importante para disminuir el dolor y los desgarros durante el proceso de parto. Además, si tienes algún problema médico, como lumbalgia o dolor de cuello, unas posiciones son mejores que otras.

Otros tatamientos de fisioterapia para embarazadas con dolor

Podrás escoger entre los siguientes tratamientos:

Tratamientos después del embarazo

Después de tener a tu bebé, existen algunos tratamientos de fisioterapia postparto para aliviar el dolor del suelo pélvico y ayudar a su curación. Si tienes un desgarro o una episiotomía, puedes tratar la cicatriz con radiofrecuenica Indiba en nuestras clínicas de Madrid.

Puedes trabajar la cicatriz con los dedos para disminuir la formación de tejido cicatricial y adherencias. Con el dedo, justo debajo de la vagina, puedes hacer círculos en la cicatriz o moverla hacia delante y hacia atrás. También puedes estirarla de forma similar al masaje perineal.

Después de tener un bebé, los músculos del suelo pélvico y del tronco se debilitan mucho. Es esencial que la mamá trabaje en el fortalecimiento y estiramiento del suelo pélvico utilizando una mecánica corporal adecuada, y que cuide al bebé mientras cuida a la mamá.

El fortalecimiento del suelo pélvico incluye hacer ejercicios de kegel, en el que se contrae el suelo pélvico y se tira de la vagina hacia arriba y hacia dentro. Haz este ejercicio durante el día tanto como puedas y en cualquier momento que levantes. Cada vez que levantas o te agachas, aumenta la presión intraabdominal en el abdomen y ejerce presión sobre el suelo pélvico, lo que puede causar más problemas, como las pérdidas.

Los kegels son un ejercicio esencial antes y después del parto, además de otros ejercicios de fortalecimiento del núcleo y del suelo pélvico. Los músculos del núcleo y del suelo pélvico se debilitan mucho con el embarazo y el parto, y es muy importante volver a fortalecerlos. Algunos ejercicios para después del parto que ayudan a fortalecer el tronco son las flexiones de abdomen, el deslizamiento de los talones, los puentes y la inclinación de la pelvis.

Visita a nuestros fisioterapeutas especialistas en Madrid en cualquiera de las clínicas eFISIO.

Fisioterapia Para Embarazadas Goya

Visita nuestra clínica muy cerca de la calle Goya

Fisioterapia Para Embarazadas Barrio Salamanca

Si te encuentas en el Barrio de Salamanca en Madrid, puedes acudir a nuestro centro de fisioterapia en la calle Ruiz Perelló, 3.

Fisioterapia Para Embarazadas Manuel Becerra, Guindalera

Ubicado a 2 minutos de la plaza de Manuel Becerra, te ofreceremos el mejor servicio de fisioterapia en la Guindalera.

  • Fisioterapia Para Embarazadas Aluche
  • Fisioterapia Para Embarazadas Arturo Soria
  • Fisioterapia Para Embarazadas Calle Alcalá

Fisioterapia Para Embarazadas Ciudad Lineal

En nuestra clínica de fisioterapia en Getafe contamos con los mejores fisioterapeutas.

  • Fisioterapia Para Embarazadas Getafe Norte
  • Fisioterapia Para Embarazadas Getafe Centro

Los tratamientos de fisioterapia mas avanzados en Carabanchel: Osteopatía, Punción seca, Terapia Manual

  • Fisioterapia Para Embarazadas Usera
  • Fisioterapia Para Embarazadas Plaza Elíptica
  • Fisioterapia Para Embarazadas Avenida de Oporto

Los tratamientos más avanzados de fisioterapia Chamberí: Tratamiento para quitar el dolor, Punción seca, Terapia Manual

  • Fisioterapia Para Embarazadas Malasaña
  • Fisioterapia Para Embarazadas Argüelles
  • Fisioterapia Para Embarazadas Trafalgar
  • Fisioterapia Para Embarazadas Arapiles