Inicio » Áreas y Especialidades » Área de Fisioterapia Deportiva

Esguince de tobillo

El esguince de tobillo, es una patología en la que se produce una distensión/rotura (dependiendo del grado) de los ligamentos laterales o mediales del tobillo. Esta lesión, se produce como consecuencia de un mal gesto del pie, normalmente durante la marcha.

Tipos de esguinces

  • Esguince de primer grado. Es el resultado de una distensión de los ligamentos. La inflamación es muy leve y permite la marcha.
  • Esguince de segundo grado. Es el resultado de un desgarro de los ligamentos. La inflamación se hace evidente y puede mantenerse durante un tiempo. Este tipo de esguince impide la marcha y el apoyo normal.
  • Esguince de tercer grado. Es el resultado de una rotura de los ligamentos. Aparece una importante inflamación, el tobillo se encuentra muy laxo e inestable, y en el mismo momento de la lesión, impide el apoyo del peso y la marcha.

Atendiendo a los ligamentos que se lesionan el esguince puede ser:

  • Esguince del ligamento lateral. El ligamento lesionado se encuentra en la cara externa del pie y se produce como consecuencia de un movimiento de inversión forzada, es decir, el tobillo se tuerce con la planta del pie hacia dentro. Este tipo es el más común.
  • Esguince del ligamento medial. El ligamento lesionado se encuentra en la cara interna del pie. Se produce tras una eversión forzada, es decir, al contrario que el anterior, con la planta del pie hacia fuera.

Tratamiento de los esguinces de tobillo

Una vez que se nos ha diagnosticado el esguince (normalmente tras una visita a nuestra médico), es conveniente comenzar con la rehabilitación de la lesión con ayuda de nuestro fisioterapeuta. Además, durante las primeras horas tras producirse el esguince, es recomendable seguir las siguientes indicaciones:

– Hielo. A lo largo del tratamiento, pero sobre todo durante las horas posteriores a la lesión es conveniente la aplicación de hielo para reducir la inflamación y, por supuesto, disminuir el dolor.

– Reposo. Con el reposo, nos referimos a evitar la carga del peso sobre nuestro pie, al menos durante unas horas. Aún así, podremos seguir realizando movimientos activos y pasivos de nuestro pie, lo que nos ayudará a la correcta cicatrización del ligamento.

– Compresión. Uso de vendaje compresivo para facilitar el drenaje y estabilizar el tobillo. No se trata de una escayola.

– Elevación. Nos ayudará a descargar el tobillo y a mejorar la inflamación.

Según el grado del esguince, la rehabilitación se comenzará días antes o después. En los esguinces leves, es beneficioso empezar pronto.

Fisioterapia en el esguince de tobillo

La fisioterapia en el esguince de tobillo tiene como objetivo disminuir la inflamación, el dolor y que el paciente vuelva a su actividad normal. Para ello desde nuestra clínica, realizamos en las sesiones técnicas encaminadas a esto, donde combinamos: terapia manual – incluye una serie de técnicas articulares para devolver la movilidad y descoaptar las articulaciones -, estiramientos, masaje tipo Cyriax – técnica que ayuda a regenerar el ligamento-, vendaje neuromuscular, y técnicas avanzadas, tales como, punción seca y/o EPTE.

Para evitar recaidas y completar la recuperación en Fisioterapia Portalegre realizamos ejercicios de refuerzo de la musculatura del tobillo y un programa de ejercicios de propiocepción, el cual nos ayudará a mejorar la estabilidad de nuestro tobillo.