Inicio » Áreas y Especialidades » Área de Fisioestética

Linfedema

El linfedema, es la acumulación de líquido en el tejido blando lo que se manifiesta como una hinchazón del tejido. Este líquido que se acumula es la linfa, de la que ya hablamos anteriormente.

¿Qué tipo de linfedemas existen?

Primario. Es aquel que se produce sin causa aparente. Puede producirse porque las vías linfáticas no funcionan con normalidad o porque el número de ganglios sea menor. Estas causas suelen ser congénitas.
Secundario. Es aquel que se produce tras operaciones quirúrgicas, irradiaciones o infecciones, es decir, la causa está definida.

Causas del linfedema

Es muy frecuente que el linfedema se presente en personas en las que tras sufrir un tumor han recibido un tratamiento en el que se afecta a los ganglios, tales como:

– Extirpación de ganglios en axila, ingle, pelvis o cuello.

– Radioterapia en axila, ingle, pelvis o cuello.

– El mismo tumor afecte a los ganglios de cuello, axila, pelvis o ingle.

Por otro lado, otras causa no relacionadas con un tumor pueden ser:

– Obesidad.

– Cicatrización lenta de la piel tras una cirugía.

– Mantenerse de pie durante un tiempo prolongado, por ejemplo aquellas personas cuyo trabajo lo requiera.

– Vida sedentaria.

– Uso de prendas ajustadas.

Síntomas del linfedema

El linfedema puede afectar a varias zonas del cuerpo, normalmente aparece en las extremidades (brazos o piernas), aunque también pueden aparecer en cara o abdomen.

Sus principales síntomas son:

– Piel tensa, blanca.

– Edema blando y depresible.

– Aumento de volumen de la zona.

– Sensación de pesadez y pérdida de movilidad en el caso de las extremidades.

– Aumento de infecciones

– Asimetrías en extremidades.

Evolución del linfedema

Las fases del linfedema se diferencian en base a la textura de éste.

  1. Fase líquida: el linfedema es blando y mejora si se deja descansar el brazo elevado durante un tiempo.
  2. Fase fibrótica: el linfedema tiene zonas duras y no mejora con la elevación del brazo.
  3. Fase grasa: el linfedema es duro y no mejora con la elevación del brazo. Puede haber cambios visibles en la piel.

Tratamiento del linfedema

En los casos en los que aparezca el linfedema, el tratamiento recomendado es el drenaje linfático manual. Este debe ser realizado de forma periódica hasta la remisión del linfedema y continuarse durante el tiempo necesario para que no se vuelva a formar otro.

Por supuesto, siempre realizado por fisioterapeutas formados en las técnicas.