Inicio » Áreas y Especialidades » Área de Fisioterapia Deportiva

Rotura fibrilar mal curada y tratamientos caseros

En nuestro artículo previo sobre la rotura fibrilar hablamos sobre esta patología y presentamos técnicas de fisioterapia para tratarla.

Hoy nos vamos a centrar en los casos de rotura fibrilar mal curada y los riesgos que conlleva para las estructuras adyacentes.

Si la rotura de fibras no se trata adecuadamente por un fisioterapeuta cualificado, se puede producir un caso de rotura fibrilar mal curada. Esto es también habitual cuando se aplican remedios o tratamientos caseros para el desgarro muscular.

Consecuencias rotura fibrilar mal curada

La consecuencia de una rotura de fibras mal curada es que el tejido queda retraído, inconexo y pueden quedar restos de sangre en la zona del desgarro muscular.

Una rotura fibrilar mal curada afecta a la biomecánica de la pierna

Esto afecta a la biomecánica de la pierna (o el brazo), es decir, que te cambia el movimiento de esa parte del cuerpo, y otras partes del músculo o incluso otros músculos tienen que compensar el trabajo que ha dejado de hacer el músculo con la rotura fibrilar mal curada.

Otro problema derivado es que cambia el centro de gravedad y, como consecuencia, puede producir patologías graves en áreas centrales del cuerpo, como por ejemplo la columna.

Tendinitis por rotura fibrilar mal curada

En caso de rotura fibrilar parcial mal curada, el tendón del músculo afectado se puede inflamar, es decir, se puede producir tendinitis, como consecuencia del sobre esfuerzo.

Pulsa aquí para saber mas sobre las tendinitis o tendinosis.

Rotura fibrilar gemelo tratamiento casero

En en el caso de padecer una rotura fibrilar en el gemelo, el único tratamiento casero recomendado es el que se realiza en la primera fase del tratamiento de la rotura fibrilar

Este tratamiento para la rotura fibrilar gemelo tratamiento casero consiste en los siguientes pasos:

  • Reposo con elevación del miembro afectado para evitar acumulación de líquidos.
  • Aplicación de hielo. No uses hielo directamente, envuélvelo con un trapo o utiliza bolsas de gel que se pueden congelar. La aplicación de hielo.

Una vez completada esta fase, te recomendamos encarecidamente acudas a nuestros fisioterapeutas en Madrid para continuar con el tratamiento y tengas una recuperación completa y sin consecuencias a largo plazo.