El masaje deportivo es una técnica de fisioterapia que se emplea en deportistas, tanto profesionales como amateurs, que trabajan llegando a los límites máximos de su capacidad y necesitan recuperar lo más rápidamente posible su energía.

Con este masaje, se logra una mayor relajación muscular y una recuperación funcional más rápida. Se ha demostrado que realizar este tipo de masaje después del ejercicio físico resulta más efectivo que el descanso.

Ya en la antigua Grecia se realizaban masajes deportivos para competir en los Juegos Olímpicos, con el fin de estimular el cuerpo para aumentar el rendimiento deportivo. Estas técnicas han ido evolucionando, hasta llegar al actual masaje deportivo, que cuenta con una amplia evidencia científica.

En función de los beneficios buscados y de la actividad deportiva, se pueden aplicar estos masajes en diferentes momentos. A continuación os presentamos los 3 tipos de masaje deportivo para mejorar tu rendimiento:

Masaje deportivo previo a una competición

Se realiza entre 15 y 45 minutos antes del comienzo de la actividad y se limita a la parte del cuerpo que se va a utilizar. Es un masaje con movimientos enérgicos y vigorosos que aumenta la temperatura del músculo, y con ello el flujo sanguíneo, y mejora el estiramiento del tejido. Además, relaja los puntos de tensión  interna de los músculos y  hace que el músculo sea más rápido al reaccionar.

Con este masaje aumentamos la potencia, la velocidad y la resistencia, reduciendo las probabilidades de sufrir lesiones.

Masaje deportivo posterior a una competición

Se realiza entre 1 hora y 2 horas después de la competición. Sirve para eliminar los residuos metabólicos, y reducir los espasmos y la tensión generados por la actividad física. Esto se traduce en una mayor relajación y una importante reducción del tiempo de recuperación. Esta opción de tratamiento ayuda a reducir las probabilidades de lesiones recuperando la flexibilidad y la movilidad en la parte del cuerpo afectada.

En este caso, se aconsejan maniobras más lentas y profundas, como amasamientos y maniobras de drenaje arterial y venosos. También se recomienda combinarlo con ejercicios suaves de estiramiento.

Masaje deportivo de descarga o de entrenamiento

Se realiza 1 día o 2 días después de la competición. Este masaje es el más habitual  y valioso entre los deportistas. Permite al atleta entrenarse con mayor consistencia y menor probabilidad de lesiones.

Este masaje se realiza unos días después de la competición para que el atleta pueda familiarizarse con la respuesta de los músculos que han sido tratados. En general, se aplican técnicas intensas y profundas. De este modo, se alivian las contracturas musculares y se eliminan los puntos gatillo. Esto permitirá aumentar el grado de contracción y relajación, y afinar la respuesta muscular.

También se reducen las adherencias producidas por un microtrauma, aumentando así la respuesta muscular, la flexibilidad, la potencia y el rendimiento deportivo, y disminuyendo la reincidencia de lesiones.

En resumen

El masaje deportivo es una técnica de fisioterapia muy empleada en el mundo del deporte para mejorar el rendimiento físico y en Fisioterapia Portalegre contamos con una larga experiencia tratando deportistas de todos los niveles y necesidades.

A través de estos masajes, se induce la relajación de los músculos sobrecargados durante la práctica deportiva. Además,  se reduce el tiempo de recuperación después de un esfuerzo intenso. Dependiendo de las necesidades de cada paciente, se podrá optar por realizarlo antes o después de la competición, o durante el periodo de entrenamiento. En función del momento elegido, nuestros fisioterapeutas variarán las técnicas empleadas, para obtener los máximos beneficios posibles.

También te puede interesar