Inicio » Áreas y Especialidades » Área de Fisioterapia y Terapia Manual

Síndrome piramidal o piriforme, la falsa ciática y punción seca

En esta ocasión vamos a hablar del síndrome piramidal , también llamado síndrome piriforme, que provoca una falsa ciática y te vamos a contar como la punción seca nos ayuda con todo esto.

Imagen del Músculo Piriforme

El músculo piriforme o piramidal es un músculo profundo localizado en la nalga, cuya función primaria es rotar la cadera.

La principal razón de por qué este músculo es tan relevante a nivel clínico es que el nervio ciático interactúa estrechamente con este músculo.

Cuál es el músculo piriforme

El músculo piriforme se origina en la cara anterior de los agujeros sacros y se extiende lateralmente por detrás del plexo sacro para emerger por el agujero ciático mayor, limitando en su borde superior con el glúteo medio y en su borde inferior con el músculo gémino superior.

Converge en un tendón que se inserta en la parte superior del trocánter mayor del fémur, por lo que su principal función es la rotación externa de la cadera, y colabora en la abducción y extensión.

Su acción principal es la rotación externa de la cadera. También flexiona la cadera en el movimiento de la rodilla al pecho, posiciona el muslo hacia el lateral exterior y estabiliza la pelvis.

La relación de éste músculo con el nervio ciático es muy significativa. Existen diferencias anatómicas que pueden estar involucradas con procesos de “falsa ciática” o síndrome del piramidal.

En esta imagen vemos la estrecha relación entre el piriforme y el nervio ciático.
En esta imagen vemos la estrecha relación entre el piriforme y el nervio ciático.

En la imagen vemos tres tipos de interacción del nervio ciático con el músculo piriforme:

  • En la imagen izquierda el nervio ciático pasa por debajo del músculo piriforme que es el caso más general.
  • En las otras dos figuras, el nervio ciático atraviesa el músculo piriforme parcialmente o completamente. Esto no es un problema en sí, pero deja al nervio más vulnerable a irritación si, por ejemplo, el músculo se contractura.

Qué es el síndrome del piramidal

El síndrome del piramidal o también conocido como “falsa ciática”, es aquel que se manifiesta con síntomas típicos de la ciática o ciatalgia: dolor en el glúteo, en la cara lateral y posterior del muslo, y que puede llegar a recorrer la cara posterior de la pierna hasta el dedo gordo del pie.

El dolor puede agravarse mientras estamos sentados, al subir escaleras, al levantarnos por la mañana tras un periodo en reposos… y puede llegar a ser incapacitante en algunas de las actividades de la vida diaria.

Una vez descartado un problema de raíz nerviosa o vertebral (con las pertinentes pruebas médicas – RMN, Rx, etc -), es necesaria una valoración a nivel fisioterápico del restos de estructuras implicadas relacionadas con los síntomas mencionados: sistema miofascial, musculoesquelético, circulatorio…

Causas del sindrome piramidal

Es causado no por una patología en el propio nervio ciático o en su origen a nivel vertebral, sino por una patología en el músculo piriforme.

Éste, si se encuentra dolorido, inflamado, o sobrecargado, puede llegar a presionar e inflamar el nervio a nivel glúteo donde se cruzan, y provocar los síntomas simulando la ciática.

Algunas acciones que pueden causar este problema son:

  • No estirar o estirar mal después de ejercitarnos.
  • Malas posturas al caminar
  • Posible traumatismo en la nalga al practicar ciclismo durante largas distancias
  • Estar sentado durante largos periodos

Síntomas del síndrome piramidal: la falsa ciática

Una de sus cualidades es su estrecha relación con el nervio ciático, por lo que cuando el músculo se encuentra en exceso tensionado y presiona e inflama el nervio, se manifiestan síntomas clínicos de ciática, considerada pseudociática o falsa ciática. 

Estos síntomas pueden ser:

  • Dolor de la nalga y el glúteo, particularmente cuando realizamos acciones que activan el músculo o cuando estamos sentados.
  • Adormecimiento y quemazón en la cara lateral y posterior de la pierna, y a lo largo del recorrido del nervio, pudiendo llegar hasta el dedo gordo del pie.

Los síntomas pueden agravarse durante la sedestación, al cruzar las piernas, al levantarse por las mañanas (tras un largo período en reposo, quedándose el músculo frío y aumentando la rigidez), o con la actividad física lesiva.

Acciones como subir escaleras, girarse en la cama, o sentarse a la mesa pueden convertirse en algo molesto o incluso llegar a la incapacidad total de nuestra rutina diaria.

Dolor en el glúteo o dolor en la nalga

Como hemos mencionado, uno de los síntomas mas habituales es el dolor en el glúteo o dolor en la nalga. En concreto cuando hacemos acciones que activan al músculo piriforme, como por ejemplo al estar sentados e inclinarnos.

El dolor en el glúteo suele comenzar como una forma de entumecimiento y hormigueo, que baja haciendo el recorrido de la pierna y hasta el pie. Se trata del recorrido del nervio ciático.

La conducción puede ser especialmente dolorosa ya que la cadera está más flexionada de lo normal (como en una silla de oficina o de comedor) y hay menos oportunidades de movimiento.

Tratamiento del síndrome del piramidal con Fisioterapia

Hay variedad de técnicas fisioterápicas que utilizamos en nuestra clínica de fisioterapia para tratar este síndrome tan recurrente en la actualidad. Entre ellas:

  • Punción seca: con esta técnica invasiva, se consigue inhibir los punto gatillo localizados del músculo que pueden causar dolor tanto local como referido.
  • Neurodinamia: para favorecer el desplazamiento neural y disminuir las restricciones causadas por las adherencias entre el músculo irritado y la capa más superior del nervio.
  • Masoterapia: a nivel profundo, intentando inhibir y relajar esa tensión muscular, tanto del músculo piramidal como del resto de musculatura implicada (glútea, lumbar, de pierna…)
  • Estiramientos: tratando de dar mayor flexibilidad a toda la musculatura del miembro inferior para que el nervio haga su recorrido sin presión, y así disminuya la inflación.

Punción Seca del piramidal

La punción seca es muy recomendable en esta patología por la ubicación del músculo a tratar.

Puntos gatillo del piriforme

Imagen de los puntos gatillo del músculo piriforme

En la imagen superior podemos observar la ubicación habitual de los puntos gatillo miofasciales del músculo piriforme. Habrá que localizar estos puntos gatillo mediante palpación y proceder con la punción seca.

Tratamiento del sindrome piramidal con punción seca

En este caso, la digitopresión inhibitoria requerida para inhibir los puntos gatillo del piramidal se ve dificultada pues por encima de él se encuentra el glúteo mayor, grueso y extenso, y el resultado podría no ser del todo efectivo.

En su lugar, gracias a la punción profunda podemos obtener resultados mucho más satisfactorios. Se punza el tejido muscular sobre el nódulo palpable más dolorido, introduciendo agujas de punción seca de mayor longitud de lo habitual.

Pulsa si quieres saber más sobre la punción seca

En el siguiente video puedes ver la punción seca del músculo piriforme:

Conclusiones sobre la punción seca del piramidal

Como conclusión mencionar que en nuestra experiencia, la técnica de punción seca aplicada al síndrome piramidal nos ha demostrado mejora significativa en la movilidad del paciente y de la rotación de la cadera desde la primera sesión.

Existen además estudios favorables a la aplicación de la punción seca para esta patología. Más Info en inglés.

Ejercicios piramidal: Cómo estirar el piriforme

Finalmente vamos a ver qué ejercicios pueden complementar el tratamiento de fisioterapia para el síndrome piramidal.

Un ejercicio muy útil para estirar el piriforme:

  • Estando sentado coloca el pie de la pierna afectada encima de la rodilla de la otra pierna.
  • Sujeta la rodilla con las manos y estira hacia el pecho.
  • A continuación cambia de dirección y empuja la rodilla hacia afuera estirando lo que puedas.
  • Repite al menos cinco veces

Nos despedimos por hoy. Esperamos haberte dado una visión general sobre esta patología y los tratamientos que aplicamos en nuestra clínica de fisioterapia.

Si padeces o crees que padeces esta patología, ponte en contacto con nuestros fisioterapeutas o acude a nuestra clínica de fisioterapia en el centro de Madrid.