La Fibrolísis Diacutánea, más comúnmente conocida como técnica de los ganchos, es una técnica ampliamente utilizada en la rehabilitación física y la fisioterapia. Consiste en la utilización de unos ganchos y el conocimiento anatómico del fisioterapeuta, para aplicar movimientos con el fin de movilizar y destruir fibrosis y adherencias (estructuras que están pegadas) ya sean en músculos, ligamentos, tendones, así como en el tejido conectivo que los envuelve, también llamado fascia.

Esta técnica fue desarrollada por el fisioterapeuta Kurt Ekman y se trata de una evolución del masaje de fricción transversa profunda o masaje Cyriax. 

¿Qué es la fibrosis?

La fibrosis es una inflamación dolorosa y se produce en regiones donde el tejido conjuntivo se engrosa produciendo adherencias, fijaciones, y pérdida de flexibilidad, lo cual deriva en una pérdida de movilidad.

Estas fibrosis o adherencias pueden producirse tanto entre músculo y hueso a las que llamaremos adherencias; entre tendón y hueso a las que llamaremos tendinitis; o entre ligamento y músculo, a las que llamaremos esguinces.

En el día a día, las fibrosis son la causa de la mayoría de las patologías tratadas en Fisioterapia Deportiva.

¿Cómo son los ganchos utilizados?

Los ganchos utilizados en la Fibrólisis Diacutánea son una herramienta para que el fisioterapeuta pueda acceder a mayor profundidad que con la manipulación puramente manual, y ayudar a producir un estímulo mecánico de mayor fuerza sobre determinados puntos.

Los ganchos pueden ser metálicos o de plástico. También tienen diferentes utilidades para el fisioterapeuta dependiendo de la variación de la curva o el aplanamiento del gancho. Según la forma, el fisioterapeuta podrá adaptar a las diferente partes del cuerpo.

En qué casos utilizar la técnica de los ganchos

Podemos tratar mediante la técnica de los ganchos diferentes lesiones en las que consideremos que existen adherencias de los tejidos. Como por ejemplo ocurre en el tratamiento de la fibrosis en los músculos, tendones, ligamentos.

La técnica de los ganchos está indicada en todo tipo de lesiones mecánicas o de carácter inflamatorio. Algunos ejemplos: tratamiento de tendinopatías, epicondilitis, trocanteritis, roturas musculares, tendinosas, ligamentosas, tratamiento de cicatrices post-quirúrgicas, pubalgias, fascitis plantar, lumbalgias, dorsalgias, cervicalgias, etc.

Al final será el fisioterapeuta, a través del razonamiento clínico, quien considere el tratamiento más adecuado para cada paciente. Pero en cualquier caso se trata de una herramienta más a considerar por nuestros fisios de Fisioterapia Portalegre. Puedes obtener más información de primera mano: Contacta con nosotros.