La inducción miofascial es una técnica de evaluación y tratamiento del sistema miofascial, que está dirigida a las fascias e indirectamente al resto de estructuras y vísceras del cuerpo.

La fascia es un tejido conectivo que envuelve los músculos, huesos, articulaciones, vísceras y estructuras nerviosas y vasculares; protegiendo y manteniendo la estructura del cuerpo.

La fascia, a la vez que separa estructuras en compartimentos, ayuda a mantenerlos unidos, con lo que al final todas las fascias del organismo quedan unidas componiendo el sistema miofascial.

Debido a malas posiciones posturales, traumatismos, inmovilizaciones prolongadas, dicho tejido puede endurecerse, lo que conllevaría una restricción en la movilidad del paciente.

Por ello, el objetivo de este tratamiento de fisioterapia es liberar las restricciones miofasciales, tanto con técnicas superficiales como profundas. El recorrido de la fascia es continuo en todo el cuerpo, por lo que si hay un cambio de este tejido en cierta parte del cuerpo, puede también producir  restricciones en otras partes más alejadas.