Inicio » Áreas y Especialidades » Área de Fisioterapia y Terapia Manual » ¿Demasiadas horas delante del ordenador?

¿Demasiadas horas delante del ordenador?

A mí en ocasiones también me pasa. Aunque el problema es importante sobre todo para aquellos que trabajan pegados a él y ésto no termina al llegar a casa. Cuando los ojos están demasiado agotados parecen encogerse pidiendo un descanso. Cuando es nuestro cerebro el que necesita parar, nuestra atención se ve mermada, nos volvemos más lentos e imprecisos, pero cuando son nuestros hombros y cuello los que están demasiado cansados, duelen. Causando en ocasiones mareos e incluso dolor de cabeza.

Unos consejos para evitar la tensión frente al ordenador.

  1. Tu columna vertebral es tu mejor respaldo. La columna es capaz de sostener y distribuir el peso de la cabeza en lo alto del cuerpo y de aguantar tu peso en general. Ir a buscar el respaldo de la silla por defecto puede hacernos creer que no somos capaces de estar sentados sin ayuda. Sepárate del respaldo y prueba lo siguiente:
    – Mueve tu cabeza para decir “sí” y “no”. El punto de giro está detrás de las orejas, hacia el interior del cráneo. Si bajas los ojos hacia el teclado, el punto de giro sigue siendo el mismo. Ese es el comienzo de la columna.
    – ¿En que parte anatómica debemos sentarnos? Prueba a sentarte sobre las manos. Esos dos huesos en punta son los isquiones. La columna llega casi hasta ellos.
    postura ergonomica
  2. El peso se reparte entre la silla y el suelo. En ningún caso se tiene que quedar retenido en el esternón (pecho hacia delante) o en la zona lumbar (espalda hundida). Si esto sucede, prueba a encontrar de nuevo los isquiones y deja que el peso baje hasta ellos, suavizando también los glúteos y las ingles.
    Los pies deben en el suelo o ligeramente elevados aunque apoyados en todo momento.
  3. Ojos y cabeza se mueven por separado. Prueba a independizar el movimiento de los ojos y de la cabeza: deja que tu cabeza descanse en un punto y mueve los ojos suavemente de arriba hacia abajo y de un lado a otro. Esto te permitirá bajar los ojos para mirar el teclado o la pantalla sin que la cabeza se colapse sobre las cervicales.
  4. Sal del túnel. La tensión en los ojos causa rigidez cervical y dolores de cabeza. Prueba a dejar que las imágenes vengan hacia ti dejando los ojos suaves. Mantén un campo de visión lo más amplio posible y verdadero interés por las cosas que estás mirando.“El teclado ha de estar bajo para evitar que se levanten los hombros; y las muñecas y antebrazos rectos alineados con el teclado”.
  5. Bebe agua. Puede parecer que no tiene ninguna relación con la tensión en tu espalda, pero tener una botella de agua a mano y dar un sorbito cada poco hará, por un lado, que cumplas con las recomendaciones diarias de hidratación. Cuando estás absorto delante de la pantalla terminando ese proyecto a contrarreloj que tenía que estar para ayer, tu vejiga mande la señal a tu cerebro de “completo”. Ese breve paseo hasta el baño, tu espalda lo agradecerá y no tendrás excusa para no darte ese privilegio.
  6. Muévete. Sólo te hacen falta un par de minutos para soltar la tensión acumulada. Realiza pequeñas pausas periódicas para contrarrestar el estatismo postural y la tensión muscular. Durante las pausas, aprovecha para dar algunos pasos, mueve suavemente el cuello, mira por la ventana.

También te puede interesar